Gran interés causó la invitación a la charla “Estrategias para el desempeño en innovación: El Arte de Fallar 2.0” a cargo de Carlos Osorio, cofundador y partner de Yuken, en el marco del Ciclo de Charlas Yuken 2019, espacio donde mensualmente se presenta, dialoga y profundizan temas que el equipo de Yuken trabaja desde sus pilares de desarrollo: innovación, aprendizaje y diseño. Participaron gerentes y directivos de innovación, directores de proyectos de desarrollo, académicos responsables de la formación de futuros profesionales, responsables de la gestión de personas, y profesionales vinculados a la instalación de capacidades y aprendizaje de procesos creativos e innovadores.

El paper “El Arte de Fallar” se publicó en 2010 en la revista Harvard Business Review, en él Carlos Osorio señalaba que “El camino al éxito en innovación se construye y pavimenta organizándose para fallar lo más temprano, rápido, seguido y barato posible”. Entendiendo la falla como prueba de hipótesis, la charla “El Arte de Fallar 2.0” se enfocó en exponer la evidencia recabada en estos 9 años desde la publicación original; se presentaron nuevos datos acerca de cómo varía la probabilidad de fracaso a lo largo de un proyectos dependiendo de los errores y fallas de un proyecto, herramientas para gestionar este camino, y cómo enfocar de manera más eficaz el proceso de innovación.

La premisa de “No podemos admitir una idea, resultado o hecho como aceptable, sin antes admitir la posibilidad de que esté errado” sigue igual de vigente afirma Osorio. “Los errores detectados antes de invertir se pueden corregir con escaso impacto financiero y de tiempo. Sin embargo, los errores detectados después de invertir son los peligrosos. Esos son los que tienen poca posibilidad de ser corregidos sin afectar los tiempos y costos del proyecto”.

Advierte que “No se trata sólo de fallar rápido, seguido y barato. Esta filosofía puede pavimentar también el camino a un punto de no retorno y llevarte rápido a un fracaso. La diferencia está en diferenciar errores de fallas, tratarlos distinto, alimentar el proceso de experimentación con supuestos, hipótesis y organizarse en torno al diseño experimental desde prototipos de inspiración hasta los de validación”.

Ante la pregunta de los asistentes de ¿Qué porcentaje de ideas mueren en cada ronda de prototipaje? Osorio señaló que “los testeos de prototipos de inspiración en las rondas iniciales de experimentación matan cerca del 70-80% de las ideas que se quiere poner a prueba. Con el tiempo, debiéramos esperar que esta cifra vaya disminuyendo mediante búsqueda selectiva”.

“El Arte de Fallar” junto a otras investigaciones, fueron las bases para que Carlos Osorio y María Renard, cofundadores de Yuken, c13rearan la metodología (defi)2, que recibió el Wharton QS Reimagine Education Award, por ser la mejor metodología en la habilitación del aprendizaje en innovación a nivel mundial. Esta metodología es utilizada en más de 40 países para la generación de innovación de alto impacto en ambientes de alto riesgo, ambigüedad e incertidumbre. Es guiada por el descubrimiento, habilitada por empatía y alimentada por fallas, de libre acceso en www.defi2.cc.

Fotografías 📸: Aryeh Kornfeld